Hacienda obligará a partir de enero de 2018 a las plataformas tipo Airbnb, Homeaway, WImbu, a informar de los propietarios que promocionan sus viviendas turísticas.

El Ministerio de Hacienda ha aprobado varios Reales Decretos que modifican los Reglamentos de Desarrollo de la Ley General Tributaria, con los que regular la manera en que operan  las plataformas digitales, y que incluye las plataformas de alquiler vacacional, tipo Airbnb, Homeaway, Wimdu o Niumba. El objetivo es luchar contra el fraude fiscal.

Estas plataformas tendrán la nueva obligación, de identificar a los anfitriones y gestores en las denominadas “plataformas colaborativas”, que intermedien en el arrendamiento o cesión de uso de viviendas con fines turísticos.

Estos intermediarios deberán identificar a los cesionarios y cedentes, la vivienda cedida y el importe por el que se ha cedido.

Así que si tenéis la vivienda alquilada en cualquiera de estas plataformas y se os ha “olvidado” tributar por ellas, ¡se acabó!.

La nueva norma quiere centrarse en aquellos que participan en el negocio del alquiler vacacional. Uno de los principales quebraderos de cabeza que tienen ahora mismo los ayuntamientos de grandes ciudades como Madrid o Barcelona. La normativa que acaba de aprobar el ejecutivo de Rajoy obliga a las plataformas como Airbnb a lo siguiente:

  • Identificar a las personas que ceden la vivienda en alquiler
  • Identificar la vivienda que está siendo objeto de alquiler
  • Revelar el importe que se ha cobrado por la cesión del alquiler

De este modo, Airbnb – y el resto de plataformas – tendrán que presentar informes periódicos con todos estos datos. Será una declaración informativa de los inmuebles registrados en territorio español.

Estamos ante un anteproyecto de ley. Esto significa que todavía pueden realizarse modificaciones. Pero para empezar, es importante que sepas que Hacienda quiere ser informada de quién es el titular de la vivienda que se alquila. O, en el caso de que sea otra persona o empresa la que gestione el alquiler, que se identifique.

También será necesario identificar la vivienda en cuestión, indicando la referencia catastral , el número de días de disfrute de la vivienda con fines turísticos y el importe cobrado por la prestación del servicio de cesión o, en su caso, su prestación gratuita

Asimismo, el proyecto de decreto indica que los cedentes del uso de la vivienda turística deberán conservar una copia del documento de identificación de las personas beneficiarias del servicio, y señala que el modelo de declaración, forma, plazo y lugar de presentación se aprobará mediante orden ministerial.

Queda claro que los anfitriones y gestores de viviendas turísticas estarán controlados por Hacienda, ya no se podrá escapar de tributar y se controlará que las viviendas turísitcas cuenten con su número de registro. Es importante conocerlo de cara a evitar  sanciones.