Vamos explicaros como declarar la renta de vivienda turística . El arranque de la  campaña de la declaración de la renta, es buen momento para analizar los impuestos vinculados a los alquileres de viviendas turísticas, como son el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas ( IRPF) y el Impuesto sobre el Valor Añadido, (IVA).

 En cuanto al IRPF

 Los rendimientos procedentes del arrendamiento de una vivienda de uso turístico constituyen para el arrendador un rendimiento de capital inmobiliario y por tanto debe tributar dichos rendimientos en la declaración del IRPF.

Únicamente si el arrendamiento se realiza como actividad económica las cantidades obtenidas no tienen la consideración de rendimientos del capital inmobiliario, sino de actividades económicas, dentro de cuyo apartado específico deberán ser declarados.

Se entiende que el arrendamiento se realiza como actividad económica cuando en el desarrollo de la actividad exista, al menos, una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa, para el desempeño de dicha gestión.

La cuantificación del rendimiento se realiza restando de los ingresos los gastos deducibles en función del número de días en los que hay durado el alquiler.

Para calcular los rendimientos de la vivienda turística,  se resta de los ingresos obtenidos los gastos deducibles en función del número de días en los que la vivienda haya estado en alquiler.

Los gastos deducibles son aquellos vinculados al mantenimiento de la vivienda durante ese periodo, como el IBI, los intereses de hipoteca, tasas de basura, gastos de comunidad, suministros, seguros, amortización, etc.

Para los periodos en los que la vivienda haya estado vacía, también hay que incluir una imputación de renta inmobiliaria por los días en los que la vivienda no haya estado alquilada. Esta imputación se obtiene, del cálculo que sale del 1,1% del Valor Catastral se divide entre 365 días, que nos da el ingreso diario; este se multiplica por los días en los que la vivienda ha estado vacía. Este será el importe a incluir también en la declaración.  

Como exclusión, los gastos de una agencia intermediaria o de anuncios realizados para lograr el alquiler, serán deducibles en su totalidad.

Conviene precisar también que al no tratarse de alquiler para vivienda habitual no se podrán aplicar las reducciones del 60% sobre la ganancia que sí sirven cuando se alquila como vivienda habitual.

En cuanto al IVA

La Ley 37/1992 establece expresamente que el alquiler y cesión de viviendas turísticas es una operación exenta de IVA (artículo 20.1 23º). No se aplica dicha exención y deberá repercutirse el IVA al tipo del 10%, cuando el arrendador, además del alquiler de la vivienda se obligue a la prestación de alguno de los servicios propios de hostelería.

En este caso, el propietario deberá realizar las liquidaciones trimestrales y anuales del IVA y llevar un registro de las facturas emitidas y recibidas vinculadas a este arrendamiento.

En el caso de que el propietario cede la vivienda al usuario final a través de un intermediario/comisionista/agente, el propietario deberá emitir una factura al inquilino con la inclusión de un IVA al 10%, siempre y cuando preste los ya citados servicios de hostelería y por su parte, el intermediario deberá emitir una factura con la inclusión de un IVA al 21%, en concepto de comisión, al arrendador por los servicios de intermediación que hubiera realizado.

Declarar la renta de la vivienda turística es obligatorio, y Hacienda está haciendo un buen seguimiento de su cumplimiento. Tampoco olvidar la obligación de contar con una licencia para vivienda turística. La falta de cumplimiento puede acarrear sanciones importantes. 

Desde Turismopolita te ayudamos con el trámite de solicitud de la Licencia de Alquiler Turístico

¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter