¿Es el alquiler turístico más rentable que el tradicional ?

Para conocer qué nos reporta mayor rentabilidad, hay que tener en cuenta lo siguiente.

1. La rentabilidad de una vivienda en alquiler turístico va unida a la ocupación de la misma a lo largo del año. Según estudios últimos realizados, el nivel de ocupación a partir del cual es más rentable el alquiler turístico depende de la ubicación de la vivienda.

En el caso de Madrid el nivel de ocupación que es más rentable en alquiler turístico va desde el 50% en el barrio de Salamanca, pasando por el 60 % en el distrito Centro y el 70 % en La Latina.

En términos generales si la vivienda tiene una ocupación anual por encima del 65%, será más rentable el alquiler turístico.

      Hay que considerar los gastos necesarios asociados a cada tipo de alquiler. 

  • En el caso del alquiler turístico hay que tener en cuenta
    1. Comisión del portal donde se anuncie la vivienda
    2. Consumos de suministros: electricidad, agua, gas
    3. Gastos de mantenimiento y reposición de utensilios.

          Si la gestión se contrata a un gestor, habrá que rebajar los ingresos entre un 15% y un 20%.

  • En el caso del alquiler tradicional, los suministros los paga el inquilino, y no existen gastos de cuidado continuado salvo los asociados a desperfectos.

   2. Otro factor a tener en cuenta es el tratamiento fiscal de las rentas

          En ambos casos los ingresos obtenidos están sujetos al IRPF, como rendimientos del capital inmobiliario.

         Tanto en el alquiler tradicional como en el alquiler turístico, son deducirse los gastos necesarios para obtenerlos. Estos son: gastos de comunidad, Prima de seguro, el IBI, intereses de hipoteca, gastos realizados para lograr el alquiler, así como la amortización  del inmueble.

        Hay que tener en cuenta que en el alquiler turístico estos gastos deducibles son en proporción al periodo  que la vivienda haya estado alquilada. La única excepción son los gastos de la agencia intermediaria y gastos de publicidad que pueden deducirse en su totalidad.

       El periodo del año en el que la vivienda no ha estado arrendada hay que tributar por los días que ha estado libre, aplicando el 1,1% del valor catastral de la vivienda o el 2% si la última revisión catastral es anterior a 1.994. Se divide ese valor entre 12 meses y se multiplica por los meses que no ha estado alquilada. Se tributará por el valor que resulte.

Por otro lado, los rendimientos procedentes del alquiler tradicional tienen una reducción en la imputación de los rendimientos netos del 60%, que no aplica el alquiler turístico. 

3. En cuanto a la seguridad y estabilidad financiera.

En el alquiler turístico el propietario puede disponer de la vivienda en cualquier momento. No existe riesgo de impagos, y la vivienda está mantenida de forma continuada por el propietario.

En un alquiler tradicional, al estar el inquilino por al menos 1 años, el propietario no puede disponer de la vivienda durante ese periodo. Por otro lado puede haber sorpresas de impagos y de deterioro por falta de conservación o mal uso de la vivienda..

En cuanto a la estabilidad financiera. El alquiler turístico, está sujeto a variaciones en los rendimientos basados en la ocupación y variación de tarifas por la temporalidad. Los rendimientos no son constantes mes a mes, pero con una alta ocupación, son más elevados en el conjunto del año.

En conclusión, cada propietario deberá analizar para el caso concreto de su vivienda. Cuál es el modelo de alquiler que mayor rentabilidad le puede dará. Para poder realizar el análisis deberá tener en cuenta todos estos factores.

Entra en www.turismopolita.es  para ver toda la regulación del alquiler turístico en la Comunidad de Madrid

¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter